Capítulo Dos

Mientras Jen seguía hablando sobre los planes de boda y Andrew interrumpía ocasionalmente con noticias del rancho, Lily no podía dejar de mirar a Noah, que apenas había dicho nada sobre la boda y se limitaba a charlar con su hermano sobre los caballos que rescataba y cuidaba.

Se preguntaba si tendría tiempo para respirar. Solo había aceptado llevarle una caja de suministros y, al final del día, había aceptado ser dama de honor en la boda de sus amigos y acompañar a Noah a comprar el esmoquin.

—Ya tenemos una fecha —dijo Capítulo Dos Jen entonces—. La segunda semana de agosto.

—¡Pero si solo faltan seis semanas! —exclamó Lily.

—No queremos esperar más. Además, queríamos casarnos antes de que volvieras al colegio y… bueno, imagino que Noah también volverá a trabajar. Ah, ahora que me acuerdo, tengo que pediros otro favor.

—¿Otro favor? —repitió Lily, enarcando una ceja.

Su amiga no podía saber lo difícil que era todo aquello para ella y no iba a decírselo. Al fin y al cabo, Jen estaba planeando el día más feliz de su vida Capítulo Dos.

—Quiero que tú me hagas el vestido. No quiero uno comprado en una tienda, quiero uno que sea solo para mí.

Lily se quedó boquiabierta. Un vestido de novia era el artículo más importante en el armario de una mujer, algo que solo se pondría una vez.

—Oh, Jen…

—Nadie podría hacerlo mejor que tú y significaría mucho para mí. Podríamos ir a Calgary a comprar la tela.

Ella solo había hecho un vestido de novia en su vida y estaba en su armario, recordándole pasados errores. Y en una hora Capítulo Dos había pensado más en su fracasada boda que en los últimos años.

—Sí, claro que sí —contestó—. Me alegra mucho que me lo pidas.

Mientras hablaban sobre telas y estilos, Lily miraba a Noah por el rabillo del ojo y se dio cuenta de que tenía problemas para cortar el pollo. Había dejado el tenedor para usar el cuchillo, pero con una sola mano no podía sujetarlo… y de repente sus ojos se llenaron de lágrimas. Tal vez tenía razones para estar malhumorado. La vida para él consistía en aprender Capítulo Dos a manejarse como un amputado. Incluso algo tan sencillo como cortar un trozo de pollo era un reto. Pero resultaba fácil olvidar eso porque era un hombre tan orgulloso, tan decidido…

Y estaba segura de que lo último que deseaba era su compasión. ¿Cómo podía ayudarlo sin hacer que se sintiera humillado?

—¿Quieres que te ayude? —le preguntó directamente.

Todos se quedaron en silencio. Lily deseó que Jen o Andrew dijesen algo, pero todos la miraban como si hubiera cometido un pecado.

—No hace falta —contestó él—. No soy un niño pequeño.

Era la Capítulo Dos respuesta que había esperado. Y, sin embargo, negar lo evidente era absurdo.

—Ya sé que no eres un niño pequeño. E imagino que todo será más fácil con una prótesis. Hasta entonces, no es ninguna vergüenza pedir ayuda de vez en cuando.

Noah dejó el tenedor sobre el plato y la fulminó con la mirada.

—Te lo digo otra vez: no recuerdo haber pedido tu ayuda.

—No hace falta que la pidas si alguien te la ofrece.

La mirada que Noah lanzó sobre ella era tan complicada de descifrar que Lily tragó saliva. Parec Capítulo Dosía asombrado ante su insistencia, pero también agradecido, enfadado y vulnerable a la vez.

Sin decir nada, empujó el plato hacia ella y, en silencio, Lily cortó el pollo antes de devolvérselo para seguir comiendo como si no hubiera pasado nada.

—Gracias —dijo Noah en voz baja.

Andrew y Jen empezaron a hablar sobre cosas del rancho y la cena continuó, pero Lily no podía dejar de recordar esa mirada.

Después de cenar, Noah y Andrew salieron al patio a tomar el café mientras Jen y ella limpiaban la cocina. Pero mientras lo hacía no pod Capítulo Dosía dejar de mirar por la ventana. Noah era un poco más alto que su hermano, sus anchos hombros acentuados por la estrecha camisa. Se le encogió el estómago al recordar cómo la había mirado cuando le ofreció su ayuda…

—Andrew se alegra mucho de que Noah haya venido a casa a recuperarse —suspiró Jen, mientras limpiaba la encimera—. No sabíamos si lo haría.

—¿Por qué no? Ésta es su casa —dijo Lily.

—Pero es muy cabezota. Y en eso los dos hermanos son iguales. Noah es muy independiente y Capítulo Dos no soporta que tengan que ayudarlo en nada… gracias por lo de hoy, Lily.

—No tienes que darme las gracias.

—Pero estás de vacaciones —le recordó Jen.

—Ya sabes que en esta época no tengo mucho que hacer, así que podría echarle una mano de vez en cuando.

Su amiga la miró, con una sonrisa de oreja a oreja.

—Ya me imagino.

—¿Qué significa eso?

—Nada, que tú eres así… siempre estás dispuesta a cuidar de la gente.

Lily asintió con la cabeza. En realidad, siempre había sido así. Cuando era pequeña, sus Capítulo Dos toques personales eran lo único que hacía soportable su casa. Muchas veces ella parecía la adulta y su madre la niña. Y, como resultado, había madurado muy pronto.



—Es posible, pero no creo que Noah quiera que lo envuelvan entre algodones —Lily se apoyó en la encimera mientras se secaba las manos con un paño—. Solo me ha dejado arreglar un poco la casa si aceptaba que me pagase por ello.

—Ya te he dicho que es un cabezota.

—Pero, por supuesto, no tengo la menor intención de aceptar el dinero.

—Ya lo sé —sonri Capítulo Dosó Jen—. Deberíamos haber contratado a una persona, pero no es eso lo que Noah necesita.

Lily se volvió hacia la ventana para mirar a los dos hombres, que charlaban mientras tomaban el café.

—Sí, claro —murmuró. Lo imaginaba intentando quitarse las botas, por ejemplo, tan decidido a hacer las cosas por sí solo—. Lo que necesita es un amigo.

—Pues no podría haber encontrado uno mejor que tú. Eso lo sé muy bien.

Las cariñosas palabras de su amiga emocionaron a Lily, que intentó apartar de sí la tristeza que había resucitado aquel día.

—Por Capítulo Dos lo menos no tendrás que preocuparte de que haya un romance entre nosotros. Recuerda que yo no salgo con vaqueros… ni con soldados.

Lily le había dicho una vez que los vaqueros le parecían insoportables y el comentario se había convertido en una broma entre ellas.

Pero, mirando a Noah ahora, se daba cuenta de que no era verdad. Había algo en él que llamaba su atención, que la atraía.

Jen soltó una carcajada.

—¿Noah y tú? Ni se me había pasado por la cabeza. Sois las dos personas más testarudas que Capítulo Dos conozco y sería como mezclar aceite y agua. Además, lo de Noah es temporal. Una vez que se haya recuperado empezará a hacer planes para el futuro —dijo su amiga—. Pero me alegro mucho de que esté aquí porque Andrew necesita ayuda en el rancho. Además, le hace mucha ilusión que sea testigo en la boda.

Noah y Andrew estaban riendo en ese momento y Lily sintió algo al escuchar esa risa. No sabía qué, una sensación de estar donde debía estar, de pertenecer a un grupo.

Pero Jen tenía Capítulo Dos razón, eran como el agua y el aceite. Además, ella no estaba buscando una relación sentimental.

—Bueno, parece que tú sabes cómo tratarlo —siguió Jen—. Creo que Noah ha aceptado que ahora es un hombre diferente y, aunque no lo diga, se alegra de tenerte cerca.

Solo iban a ser unas semanas, pensó Lily. Y podía ser práctica durante ese tiempo, por supuesto.

Noah sujetó la cuerda que sujetaba la bala de heno y la levantó, apoyándola en la cadera. Pero era tan pesada que tuvo que dar un par de pasos atr Capítulo Dosás. Estaba sudando, no por el peso de la bala sino porque no era fácil mantener el equilibrio, pero una vez que la tuvo bien sujeta se dirigió hacia la cerca.

Trabajar para Andrew era un placer y un fastidio a la vez, pensó, mientras cortaba la cuerda y distribuía el heno entre los caballos que esperaban frente a la cerca, impacientes, deteniéndose un momento para acariciar el cuello de un viejo percherón.

Admiraba lo que hacía su hermano en aquel rancho que era, además, un refugio para caballos viejos. Si Capítulo Dos no hubiera apoyado su idea tal vez no le habría vendido su parte el año anterior.

Pero había pensado que estaría en el ejército para siempre. Jamás anticipó que volvería allí y menos como peón de su hermano. Aunque solo era una cosa temporal hasta que se acostumbrase a la nueva situación y pudiese volver al servicio activo. Por el momento lo mantenía ocupado y en forma, dos cosas que acelerarían su recuperación.

Además, era muy agradable trabajar al aire libre, sintiendo el sol y la brisa Capítulo Dos en la cara. Eso era tan curativo como las interminables rondas de terapia y las consultas con los médicos. Él odiaba esas consultas y las interminables preguntas sobre cómo había perdido el brazo… era como si esperasen que se derrumbara en cualquier momento. Había cometido un error, eso era todo. Aunque a menudo se enfurecía, le daba las gracias a Dios todos los días por haber sido él quien sufrió las consecuencias. Había sido un error, pero era su error y solo él había pagado por ello.

Pero no era así como lo Capítulo Dos veía la gente. Incluso Andrew y Jen. También ellos veían la amputación antes que al hombre.

Recordó entonces a Lily ofreciéndose a cortar el pollo esa primera noche. Ella no lo trataba con guantes de seda. Y tal vez por eso se había sorprendido a sí mismo contándole cosas que no le había contado a nadie más.

No sabía qué le depararía el futuro, pero sí sabía que moriría detrás de un escritorio porque no podría volver al servicio activo. Sería absurdo Capítulo Dos negar que sus habilidades estaban restringidas por la discapacidad.

«Discapacidad», odiaba esa palabra. Minusválido, tullido, amputado. Las había oído todas y no aceptaba ninguna. Y, sin embargo, no podía describirse de otra forma.

Pero sobre todo, odiaba necesitar ayuda. Mientras volvía al establo suspiró, pasándose la mano por el bíceps derecho, la única parte del brazo que conservaba. Poco tiempo atrás había sido un capitán al mando de un regimiento… y de ahí a que alguien tuviera que cortarle un filete de pollo porque él no podía hacerlo. Furioso Capítulo Dos, pateó un cubo de plástico que había en el suelo…

—¿Un día duro? —oyó la voz de Lily tras él.

—¿Qué haces aquí?

Lily estaba muy guapa con un vestido de algodón ajustado en la cintura. Los tirantes que lo sujetaban dejaban al descubierto sus hombros dorados y la brisa movía la falda, llamando la atención de Noah hacia sus piernas desnudas y sus sandalias. Llevaba las uñas de los pies pintadas de color rojo.

—Vas a tener que esforzarte un poco con tus buenas maneras.

—Es que me Capítulo Dos has pillado por sorpresa otra vez. Tienes por costumbre hacer eso.

—No hay ninguna razón para matar al mensajero.

Noah, sin poder evitarlo, soltó una carcajada. Lily era la viva imagen de la feminidad y durante unos segundos respondió como lo hacía un hombre frente a una mujer guapa.

—Veo que hoy te has puesto una camiseta.

Sí, estaba claro que siempre decía lo que pensaba. Pero Noah se negó a mirar el espacio vacío a su lado, mirándola a ella en cambio. Habría visto el muñón tarde o temprano, de Capítulo Dos modo que daba igual.

—Hace demasiado calor para ponerme una camisa de manga larga.

—Y entonces eso es… —Lily señaló el pedazo de tela que cubría el final del brazo.

—Se usa para tapar el muñón —dijo Noah—. Protege la piel y… bueno, queda mejor.

Hablaba de su brazo como si fuera una entidad separada de él, pensó Lily. Bueno, tal vez lo era. Debía ser muy difícil asimilar que uno ha perdido un miembro.

—¿Te duele?

La pregunta, tan directa como ella, no lo sorprendió. Decía las cosas como las pensaba y, sin Capítulo Dos embargo, con una comprensión y una compasión que hacían imposible sentir resentimiento.

—A veces —admitió Noah—. Pero es un dolor fantasma, así lo llaman los médicos.

En realidad, no podía creer que le hubiera contado tantas cosas. ¿Qué tenía aquella chica que hacía que le desnudase su corazón? Debería tener cuidado, pensó.

—Jen y yo hemos ido de compras esta tarde. Hemos comprado la tela para el vestido de novia.

—Ah, me alegro.

Noah se encontró mirándola a los ojos otra vez. Nunca había conocido a Capítulo Dos una mujer tan directa como ella y eso, combinado con una potente feminidad, parecía un peligro.

Pero era absurdo. Aunque estuviera interesado, que no lo estaba, curioso sería una mejor manera de describirlo, ¿qué mujer querría a un hombre como él? Tal vez «tullido» sería un adjetivo mejor. Tenía cicatrices suficientes para demostrarlo, las veía todos los días frente al espejo.

—Debería volver a trabajar.

—Ah, sí, claro —Lily lo miró, con el ceño fruncido, y Noah sintió el deseo de tocar su frente con un dedo…

Oh, sí, Lily Capítulo Dos Germaine podía ser una mujer muy peligrosa si quería serlo. Afortunadamente, no estaba a su alcance.

—Noah, espera —lo llamó Lily antes de darse la vuelta.

Estaba claro que se sentía incómodo y si iban a tener que ir juntos a la boda por lo menos deberían llegar a un acuerdo. Soportar la ceremonia sería difícil sin, además, estar molesta con él.

—¿Qué?

—No quiero que nos llevemos mal.

—No nos llevamos mal.

—Quiero decir que… no quiero que estés tan tenso.

Noah sonrió.

—Las cosas son así. Ahora, todo en mi Capítulo Dos vida es diferente a como era antes.

—¿Lo ves? No sé qué significa eso, de modo que no sé cómo responder.

—Pues parece que «responder» se te da muy bien —dijo él, irónico.

—Porque pareces la clase de hombre que agradece que los demás sean sinceros —replicó Lily.

—Así es —dijo Noah, levantando una ceja—. Pero en el ejército no me gustaba nada la insubordinación.

Ella soltó una carcajada. Estaba intentando provocarla, pero no podía dejar de mirar ese ancho torso bajo la camiseta o las arruguitas que ten Capítulo Dosía alrededor de los ojos.

—¿Lo echas de menos? —le preguntó—. Me refiero a darle órdenes a todo el mundo. Imagino que debe ser muy diferente trabajar para Andrew.

—Estaba tan acostumbrado a dar órdenes como a recibirlas. Después de todo, solo era capitán. Y Andrew no me molesta demasiado. Además, mi hermano se ha encargado de que tuviera todo lo que necesitaba antes de volver a Canadá.

—¿Desde Afganistán?

—No, desde Alemania. Allí es donde estuve recuperándome.

—Pero Andrew no fue a verte, ¿verdad?

Lily imaginaba lo horrible que sería recibir ese Capítulo Dos tipo de llamada. ¿Correría ella al lado de su madre? Sospechaba que sí y, por primera vez en mucho tiempo, se preguntó qué clase de vida viviría Jasmine.

—Y me alegro de que no fuera.

—¿Por qué? Imagino que querrías tener a tu familia a tu lado…

De repente la expresión de Noah se oscureció, como si no la conociera de nada.

—Solo le piden a la familia que acuda si el soldado está en peligro de muerte, así que me alegro de que Andrew no tuviera que ir a Alemania.

Lily Capítulo Dos se sintió como una tonta. Había tantas cosas sobre Noah que no sabía y no entendía.

—Me gustaría ayudarte, de verdad. Aunque solo sea pasar la aspiradora o llevarte a algún sitio en el coche. ¿Para qué vas a molestar a Jen y Andrew cuando yo tengo tanto tiempo libre?

—No necesito una enfermera, gracias —respondió él, dándose la vuelta—. Y pronto me traerán una camioneta.

—¡Yo no he dicho que quiera ser tu enfermera! ¿Por qué insistes en rechazar mi ayuda?

—Porque necesito aprender a hacer las cosas Capítulo Dos por mi cuenta.

—Pero no tienes que hacerlo todo de una vez, ¿no?

Noah tomó un bocado de un clavo en la pared y se lo colgó al cuello antes de volver al corral, silbando para llamar a Pixie. Y la yegua se acercó trotando.

—¿No tienes nada mejor que hacer?

Lily lo miró, sorprendida, mientras abría la cerca y, con una sola mano, conseguía ponerle el bocado al animal. Había tardado apenas unos segundos más que si tuviera dos manos.

—¿Cuánto dinero gana una profesora al mes? Si necesitas dinero Capítulo Dos…

—No necesito dinero, muchas gracias.

—¿Entonces qué quieres? ¿Te doy pena?

—Por favor… es imposible que tú le des pena a nadie.

—Mejor —murmuró él, tirando de las bridas para llevar a la yegua a la zona veterinaria del establo.

—A lo mejor es una manera de darte las gracias.

—¿Por qué?

Qué hombre tan insoportable. ¿Por qué no podía aceptar su ayuda sin pedirle explicaciones? Explicaciones que no podía darle, además. ¿Tendría razón? ¿Necesitaba algo que hacer?

Entonces recordó las palabras de Jen: que siempre cuidaba de Capítulo Dos todo el mundo. Y era verdad. Tal vez porque así no tenía que ver lo solitaria que era su vida y… y maldito fuera Noah Laramie por hacer que lo recordase.

—Por servir a tu país.

Noah soltó una carcajada.

—Ya, claro. Mira, déjalo, no te molestes. Estas cosas pasan. Nos pilló por sorpresa un ataque de la insurgencia y yo tuve la mala suerte de resultar herido.

Eso despertaba más preguntas que respuestas, pero Lily decidió que no serviría de nada preguntar.

—¿No crees que lo que hiciste es algo extraordinario?

—¿Sabes Capítulo Dos lo que creo, Lily? Creo que has decidido ayudarme porque estás aburrida. En verano no tienes nada que hacer y has decidido convertirme en tu proyecto estival.

Lily empezó a echar humo por las orejas, en parte porque el comentario era una insolencia y en parte porque en cierto modo era verdad.

—¿Quieres saber lo que descubrí cuando me vine a vivir a Larch Valley? Que los vecinos se ayudaban unos a otros. Es una cosa asombrosa. Cuando alguien necesita que le echen una mano siempre hay alguien dispuesto a hacerlo. ¿Cómo crees que Capítulo Dos tu hermano pudo levantar el rancho? Y yo ayudé a Jen a renovar la panadería. Sí pagándome te sientes más tranquilo, muy bien, no quiero herir tu orgullo masculino.

Noah siguió tirando de la yegua.

—Ya, claro.

—Además, ¿se te ha ocurrido que tienes que ir a probarte el esmoquin? ¿Los zapatos? ¿Que tienes deberes como testigo? ¿Qué pasa con la despedida de soltero, quién la va a organizar?

—¿Qué?

—Ah, veo que no lo habías pensado. ¿Crees que yo quiero ir a la boda con alguien que Capítulo Dos lleve camiseta y vaqueros? Porque tenemos que entrar juntos en la iglesia, tenemos que sentarnos juntos en la mesa…

Noah apretó los dientes, enfadado. Bueno, pues mejor, pensó ella.

—¿Crees que eso es lo que quieren Andrew y Jen? —insistió Lily.

—Andrew dice estar encantado de que haya vuelto a casa para la boda.

—Y Jen está organizando la boda. ¿Tú sabes lo que una boda significa para una mujer?

—Sí, claro…

—Todo —lo interrumpió Lily, con un nudo en el estómago, recordando el vestido que colgaba en su armario. Nunca había tenido coraz Capítulo Dosón para librarse de él—. Una mujer quiere que el día de su boda sea un cuento de hadas, que sea todo lo que siempre ha soñado…

—¿Es por eso por lo que el otro día no dijiste nada durante la cena? Porque me di cuenta de que reaccionabas de una manera extraña —Noah se detuvo para mirarla.

—Jen es mi amiga —dijo Lily, tragando saliva—. Y haría cualquier cosa por ella, incluso perder el tiempo discutiendo con alguien tan cabezota como tú. Lo considero parte de mis deberes como dama de honor.

—Te lo Capítulo Dos advierto, yo no soy una compañía muy agradable —dijo Noah entonces.

—Cuéntame algo que no sepa.

—Lo digo en serio.

—Yo también. Pero Jen y Andrew son mis amigos… más que eso, son como una familia para mí. ¿No es más lógico que tú y yo intentemos ser amigos también?

Ser amigos no exigía compromiso alguno, ¿verdad?

Pero Noah no dijo nada y Pixie, cansada de esperar, tiró del bocado, haciendo que perdiese el equilibrio. Lily lo agarró del brazo con una mano mientras con la otra Capítulo Dos intentaba agarrarlo de la camiseta… y acabaron chocando.

Sus pechos aplastados contra el torso masculino, sintió que no podía respirar. Noah tenía los ojos clavados en ella y en ellos había un brillo que no había visto antes. Por un momento casi le pareció que iba a inclinarse para besarla, pero un segundo después dio un paso atrás.

—Amigos —repitió, aunque Lily detectó una nota de escepticismo en su voz—. Ya veremos.

Luego se alejó, con Pixie tras él, dejando a Lily sin nada que hacer más que observar su retirada.


documentaiclysn.html
documentaicmgcv.html
documentaicmnnd.html
documentaicmuxl.html
documentaicncht.html
Документ Capítulo Dos